• September 26 , 2021
  • 4 min read

Préstamos a plazos

Hoy en día, según el informe de Credit Suisse, en España hay un millón de millonarios. Esto es, hay 1.147.000 españoles que en su cuenta corriente tienen una cifra con seis ceros. ¡Impresionante! ¿No lo crees? Sin embargo, no son tantos como parecen. Esta cifra sólo corresponde al 2% de la población española. Para el gran resto de la población, es todo un reto hacer frente a ciertas compras sin recurrir a cualquier tipo de financiación, como por ejemplo, la adquisición de una casa, de un automóvil, reparaciones, reformas, estudios, entre otros. La modalidad a la que más recurre la gente para este tipo de financiación son precisamente los préstamos a plazos.

¿Qué es un préstamo a plazos?

Como su nombre lo indica, un préstamo a plazos es una cantidad de dinero recibida de una entidad de crédito en modalidad de préstamo para financiar una compra, en donde el consumidor se compromete a devolver el importe total del préstamo más los intereses, siguiendo un esquema de pago fraccionado, por medio de una serie de cuotas mensuales o plazos.

En este tipo de préstamos, se contrata una tasa fija y los pagos mensuales suelen ser cantidades fijas con lo cual no existen variaciones de un mes a otro. Esto permite que el deudor conozca perfectamente la cantidad que debe presupuestar mes a mes para poder hacer frente a los pagos de su préstamo.

Lo qué debes considerar antes de solicitar un préstamo a plazos

Antes de solicitar un préstamo, es muy importante que seas consciente de tu situación financiera personal, tomando en cuenta principalmente, tu capacidad de pago considerando tu nivel actual de endeudamiento en relación a tus ingresos. También, debes considerar tu calificación crediticia. Normalmente, los bancos toman muy encuentra estos parámetros para poder ofrecer una tasa de interés. Cuanto peor sea una calificación crediticia y mayor sea el nivel de endeudamiento frente a los ingresos, el tipo de interés a aplicar a un préstamo puede ser mayor.

Es importante que consideres que un préstamo personal es una obligación, y que sólo debes contraerla si en verdad estás en condiciones de poderla afrontar. Hoy en día, hay un sinnúmero de opciones para solicitar un préstamo, lo cual te permite encontrar la que más se ajuste a tu situación financiera.

La forma más fácil de obtener un préstamo

Además de los bancos, existen otras opciones, como los prestamistas que hoy en día operan en España. Ellos se han convertido en una buena alternativa para personas a las que los bancos difícilmente les conceden un préstamo, ya sea por estar en alguna lista de morosos, por no tener nómina, o alguna situación que los bancos no desean manejar.

Los prestamistas suelen prestar cantidades módicas de dinero a plazos cortos, sin mucho papeleo y con requisitos mínimos. Con ellos, puedes lograr un buen historial crediticio si tus préstamos los pagas en tiempo y forma, logrando préstamos de mayor cuantía, a plazos más largos. En ocasiones, tu primer préstamo es gratis, esto es, no te aplican tasa de interés.

Además, todo el trámite es online, y al concederte el préstamo, te lo abonan en cuenta. Sin embargo, hay que mencionar que las tasas de interés que cobran los prestamistas suelen ser más elevadas que las de un banco, ya que el riesgo de impagos que asumen los prestamistas es más elevado que el de los bancos, los cuales por lo general, prestan dinero a personas que pueden pagar o lo hacen con garantías o avales. Por lo general, un prestamista rara vez te los pide.

Préstamos a plazos y créditos revolventes

Los préstamos pueden utilizarse para una gran cantidad de situaciones, como puede ser la adquisición de una vivienda, electrodomésticos, equipo de cómputo o pago de estudios. Además de los préstamos a plazos, existe otra opción para solventar este tipo de situaciones y son los créditos revolventes.

Los préstamos a plazos suelen ser por un importe y plazo determinados. Estos no se modifican a menos que se presente una solicitud de ampliación. Los pagos mensuales, normalmente contemplan el pago de capital e intereses, por lo que al terminar el término del préstamo, no hay más pagos que hacer.

Los préstamos a plazos pueden ser una buena herramienta para consolidar deudas acumuladas en tarjetas de crédito, las cuales como bien se sabe, están sujetas a intereses bastante elevados que además varían mes con mes, mientras que un préstamo a plazos, tiene una tasa fija. También, los préstamos a plazos se utilizan en situaciones en las que el consumidor conoce la cantidad que va a necesitar.

Un crédito revolvente es una línea de crédito que los bancos ponen a disposición de un consumidor de modo que pueda efectuar compras. Al final de cada periodo de pago, se renueva el crédito disponible de la línea de crédito revolvente. Este tipo de créditos puede o no estar sujeto a una fecha de vencimiento y por lo general no tiene una cuota fija a devolver mensualmente adicional al importe dispuesto cada mes. Como ejemplo de créditos revolventes están las líneas de crédito que suelen ofrecer las tarjetas de crédito, o las líneas de crédito hipotecarias, las cuales están respaldadas por la propiedad hipotecada. Los fondos obtenidos a través de un crédito revolvente se pueden utilizar para pagos de reformas, viajes, o gastos comunes.

Entre las características principales de los créditos revolventes están que la tasa de interés es variable, los pagos también, ya que dependen de lo que se haya dispuesto en el periodo. Lo cual significa que de la cantidad total del crédito que se ha otorgado, únicamente se adeuda lo que se ha dispuesto. Bien gestionado un crédito revolvente en la modalidad de tarjeta de crédito, te puede ayudar a financiar sin intereses tus compras, si cuando llega el estado de cuenta, liquidas todo lo que haz comprado.

Normalmente, las líneas de crédito, las uses o no, tienen un costo de anualidad, cosa que no sucede con los préstamos a plazos. En ellos es común que puedan cobrarte una comisión por apertura del préstamo. Sin embargo, hoy en día hay tanta competencia entre las entidades financieras y los mismos prestamistas, que te ofrecen promociones muy atractivas como es la ‘sin comisión’ al momento de que contratas un préstamo personal con ellos.

    Share post:

    You might also like

    Alguien acaba de solicitar un préstamo de € 300