• November 21 , 2021
  • 5 min read

Préstamos fiables para casos muy difíciles

¿Estás en un apuro económico y necesitas un préstamo personal pero no sabes bien a bien cuál es la mejor forma de obtenerlo? Qué bueno que estás leyendo este artículo.

Hoy en día existen muchos lugares en donde puedes pedir un préstamo, desde los bancos tradicionales, pasando por las cajas de ahorro, hasta los prestamistas que operan online, de modo que decidir qué camino tomar es algo bastante engorroso.

Por lo general, cuando la urgencia por el dinero es mucha, la gente está acudiendo a los prestamistas online, ya que normalmente te otorgan el préstamo que necesitas en cuestión de minutos haciéndote un depósito en cuenta. Esto no sucede con un banco ni con una caja de ahorros… por ahí las urgencias no son tomadas en cuenta, los trámites y el papeleo se llevan su tiempo.

Dicho lo anterior, en este artículo supondremos que te decidiste por pedir un préstamo online.

Antes que cualquier cosa, debes verificar que el prestamista que hayas elegido sea de fiar, que te inspire confianza

Con tantos fraudes que suceden a diario en internet, lo menos que quieres es caer en manos de un agiotista o en un fraude, y menos cuando en realidad tu urgencia por un préstamo es delicada.

Fíjate mucho en el sitio web del prestamista, revisando lo siguiente:

  1. En la barra de direcciones debes ver un candadito antes de la URL del sitio web que te indica que la página es segura y tiene un certificado SSL, el cual es un protocolo de seguridad que permite que los datos naveguen por la red de forma segura entre el usuario y la página web.
  2. Que la dirección del sitio web comience con https://. Esto te indica que el sitio web usa un protocolo de comunicación de Internet que protege la integridad y la confidencialidad de los datos de los usuarios entre sus ordenadores y el sitio web.
  3. Que el nombre del sitio web en la barra de direcciones sea el mismo del certificado mostrado en el paso 4.
  4. Que el certificado haya sido emitido al propietario del sitio web

Ten en cuenta que por muy poca información que te solicite un prestamista en la solicitud del préstamo, darás tu nombre completo, DNI y una cuenta bancaria. No quieres estar dejando esta información en un sitio web poco seguro, ¿verdad?

Antes de pedir un préstamo, lee la letra chiquita

Si ya estás decidido a pedir un préstamo, no te olvides de leer ‘la letra chiquita’. Un sitio web respetable, siempre debe tener disponible información sobre los términos y condiciones de uso del sitio web y de los préstamos que ofrece. Esta información debe ser fácil de encontrar y fácil de entender. También, debe tener una política de privacidad.

En los términos y condiciones debes encontrar toda la información en cuanto a tasas de interés que aplican a los préstamos, condiciones de devolución del préstamo como sería lo que sucede cuando pagas por anticipado, o cuando no puedes pagar a tiempo. Cuál es el costo que tiene para ti un impago, qué comisiones y tasas por impago proceden, si se puede refinanciar la deuda y a qué costo. Todo este tipo de cosas deben estar por escrito y debes conocerlas. Así, evitas caer en un engaño o sentirte engañado por no conocer las condiciones del préstamo que tan urgentemente necesitas.

Si no encuentras esta información, pídela a su servicio a clientes. Un prestamista que no muestra esta información fácilmente, no es de fiar.

¿Quién es tu prestamista?

También, asegúrate de conocer el nombre verdadero de la empresa detrás de este sitio web. La mayoría de los sitios web se promocionan usando un nombre comercial, como “YoTpresto”, “PrestamosKonfiables”, etc., sin embargo estos nombres no son los de una sociedad. En los sitios web hay por lo general una pestaña llamada “Acerca de” o “Quienes somos” en donde obtienes el nombre de la compañía prestamista y en donde están sus oficinas. También, esta información puede aparecer en la parte inferior del sitio web.

Si esta información no está disponible, ¿crees que el prestamista es de fiar?

¿Estás seguro de poder pagar el préstamo que deseas pedir?

Has pensado que en el supuesto caso de que consigas ese préstamo y salgas del apuro económico que te agobia, ¿vas a poder pagarlo? Si tu respuesta es no, mejor no lo pidas porque te vas a meter en camisa de once varas. Si bien hay una gran cantidad de oferta en préstamos personales online, en donde los requisitos son mínimos, se te presta sin garantías, muchas veces con el 0% de intereses en el primer préstamo, sin importar si tienes o no nómina o estás en alguna lista de morosos, la realidad es que si tu pides un préstamo y no tienes cómo pagarlo la vas a pasar mal. Los prestamistas online son muy dadivosos y te prestan cantidades módicas fácil y rápidamente, pero también son muy duros al momento de cobrar, y no se les puede culpar, lo suyo es un negocio, no una beneficencia. Los intereses y comisiones por impago son verdaderamente altos y pueden hacer que una deuda inicial de 200€ se convierta en una deuda de más de 1.200€ o más con el paso del tiempo.

Ahora bien, si estás en posibilidad de pagar el préstamo que estás pidiendo en tiempo y forma, no vas a tener mayor problema, y hasta incluso puedes gozar de los beneficios de ser un buen prestatario. Cuando tu pagas a tiempo tu préstamo, en tu próximo préstamo el prestamista te va a ofrecer un crédito más amplio con un plazo de devolución más largo, incluso te puede hacer un segundo préstamo aunque no hayas liquidado el que aún tienes.

Si pides un préstamo, hazlo siempre de forma responsable. Y en el caso de que aunque tengas la intención de pagar a tiempo tu préstamo, te suceda un imprevisto, no te esperes a que el prestamista te contacte, entra tú en contacto con él y explícale tu situación. Te sorprenderás de lo sencillo que puede ser renegociar tu deuda cuando tú eres el que da el primer paso.

¿Cómo encontrar a un prestamista fiable?

Diríamos que esa es la pregunta del millón. En España sí hay prestamistas fiables así como hay quienes no lo son, el chiste es dar con ellos.

Puedes ir analizando las muchas ofertas que te aparecen cuando buscas en internet “préstamos personales rápidos”. Elige al menos unas ocho ofertas, anota qué tasas ofrecen, qué montos mínimos y máximos están disponibles, cuáles son los plazos de devolución que manejan. Busca la información de términos y condiciones. Lee quién es tu prestamista, primero en su mismo sitio web y después busca opiniones sobre ellos en internet.  ¿Qué esto es mucho trabajo y te urge el préstamo? También puedes optar por sitios informativos como CashEddy el cual cuenta con una base de datos de prestamistas fiables y verificados con los que puede consultar tu préstamo y mostrarte quién de ellos te puede dar el préstamo que necesitas, con la ventaja de que este servicio de consulta es gratuito para ti.

Esta es una buena opción cuando estás buscando un préstamo fiable en casos difíciles como el que hoy te está agobiando

    Share post:

    You might also like

    Alguien acaba de solicitar un préstamo de € 300