• December 12 , 2021
  • 5 min read

Préstamos personales sin aval

¿Estás en la necesidad de pedir un préstamo pero no cuentas con aval? No te preocupes, en la actualidad es muy raro que un prestamista o banco te vaya a pedir un aval para otorgarte un préstamo personal, especialmente si es un préstamo personal de baja cuantía. Y por baja cuantía queremos decir, un préstamo personal que no va más allá de los 1000 euros.

Gracias a esto, muchos españoles, que como tú, tienen problemas momentáneos de liquidez, pueden acceder a un préstamo personal de baja cuantía a pagar en el corto plazo, lo cual les permite salir del apuro que tienen, liquidar fácilmente su deuda al vencimiento del préstamo y seguir tan tranquilos sin la necesidad de haber conseguido un aval.

Gracias a que el número de prestamistas operando en España es amplio y la gran competencia, los requisitos para solicitar un préstamo se han ido relajando en beneficio de las personas que necesitan pedir un préstamo personal. Las compañías prestamistas ofrecen todo tipo de alicientes y ofertas para atraer clientes. Hay prestamistas que te ofrecen una tasa del 0% en tu primer préstamo, otras prestarte sin nómina, unas más te ofrecen préstamos con ASNEF, etc.

Si lo llegaras a necesitar, ¿sabes bien a bien qué es un aval?

Por aval se entiende que se trata de la persona que asumirá la deuda que contraemos en caso de que no podamos pagarla.  Pero esto no es del todo cierto. Un aval no es una persona jurídica en sí. El aval es la garantía que esa persona llamada avalista, presenta ante la entidad financiera con la que estamos contrayendo la deuda. Por tanto, al hablar de aval, estaremos hablando de la garantía que se ofrece en caso de que no podamos abonar la deuda y el avalista es la persona que ofrece tal garantía.

Entendido lo anterior, el aval no siempre dependerá de un tercero. Hay muchas entidades financieras que aceptan diferentes tipos de avales y estos pueden ser suministrados por la misma persona que está solicitando el préstamo. Por citar algunos ejemplos, el aval puede ser tu casa, tu auto o alguna cantidad disponible en una cuenta bancaria o inversión.

¿Cualquier persona puede ser aval?

Si se trata de una persona cuya solvencia se puede comprobar, sí, es posible que sea aval. Si estás en la necesidad de un aval, lo más seguro para poder conseguir un avalista es tu familia inmediata o los amigos. Sin embargo el tema de dinero es delicado, y quien decida ser tu avalista debe poder confiar realmente en ti y tener la certeza de que en realidad vas a poder asumir el pago del préstamo y no meterlo en un lío.

¿Si tengo ASNEF realmente puedo pedir un préstamo?

De entrada podríamos decirte que puede ser posible. Como te lo comentamos anteriormente, sí hay prestamistas que hacen prestamos con ASNEF pero depende de tu nivel de endeudamiento, las condiciones que te llevaron a formar parte de la lista de morosos y también, de que hayas informado de esta situación al momento de llenar tu solicitud.

Verás, los prestamistas cuentan con sofisticados sistemas de verificación de historial crediticio y en cuestión de segundos sabrán si estás o no en la lista, ya que es parte de las verificaciones que hacen para poder aprobar o no tu solicitud. El que tu lo ocultes te negará toda posibilidad de obtener un préstamo. En cambio, si en tu solicitud indicas que perteneces a alguna lista de morosos, valorarán tu nivel de morosidad y si no es algo grave, seguramente aprobarán tu préstamo.

Dependiendo de la cantidad que solicites a préstamo, un préstamo con ASNEF puede requerir de un aval, pero esto no es una regla, varía de prestamista a prestamista.

¿Sólo se pueden pedir préstamos personales de baja cuantía?

No, en la oferta de préstamos personales hay de todo. Hay prestamistas que se especializan en préstamos de baja cuantía y hay otros que prestan más, y en ese tipo de préstamos es casi seguro que pidan aval.

También, hay prestamistas que de entrada te ofrecen sólo cantidades módicas y depende de lo bien que devuelvas el préstamo, te van a ir ofreciendo importes mayores, o plazos de devolución más largos, y por supuesto que aquí estos préstamos están prácticamente aprobados puesto que ya comenzaste a general un buen historial crediticio con ellos.

A la hora de pedir un préstamo, ¿hasta qué cantidad debe uno pedir?

Si vas a pedir un préstamo personal, no pidas de más, únicamente pide el importe que realmente necesitas. Esto es, ¿si necesitas 250 euros, por qué pedir 275€ o 300€? El monto que decidas pedir te va a causar intereses y si tu necesidad sólo es de 250€, pues sólo pide 250€ y no pagues intereses sobre algo que no es necesario.

¿Es lo mismo un préstamo que una línea de crédito?

No, no son lo mismo, pero hay prestamistas que te pueden ofrecer ambos instrumentos, o bien se especializan en uno o en otro. Un préstamo se te deposita en su totalidad en tu cuenta y al terminar el plazo de devolución, debes regresarlo íntegro con todo e intereses, lo utilices o no. Mientras que una línea de crédito, es similar a lo que se maneja en una tarjeta de crédito, tienes la posibilidad de disponer de hasta cierta cantidad, pero no estás obligado a disponer de ella en su totalidad. En las líneas de crédito sólo pagas intereses por el dinero realmente usado.

¿Qué requisitos se necesitan cubrir para pedir un préstamo personal?

Para pedir un préstamo personal los requisitos son realmente muy pocos, y varían de prestamista en prestamista. Podemos decir que los requisitos mínimos que te van a pedir son:

  • Ser ciudadano español
  • Tener mínimo 18 años cumplidos
  • DNI vigente
  • Cuenta bancaria propia en un banco español
  • Número móvil propio

Y de ahí en adelante podrían pedirte algo más, pero esto depende del prestamista, del monto que estás solicitando y de tu capacidad de pago.

No tengo nómina, ¿puedo pedir un préstamo personal sin aval?

Las buenas noticias son que sí. Con los prestamistas sí puedes pedir un préstamo personal sin nómina y sin aval, pero es muy seguro que te exijan cualquier tipo de ingreso como puede ser una pensión por jubilación, por invalidez o incluso alimentaria, ingresos como autónomo, una beca o subvención, entre otros. Esto es magnífico ya que esto abre la posibilidad de conseguir un préstamo a miles y miles de personas que realmente no serían sujetos de crédito en un banco.

¿Cómo es el trámite? ¿Muy tardado?

Siguen las buenas noticias. Solicitar un préstamo personal a un prestamista es sencillísimo y además el trámite es 100% online. Nada de colas, largas esperas ni papeleo. Los prestamistas cuentan con un portal online en donde puedes hacer la solicitud de tu préstamo el día que sea a la hora que sea, ya sea desde tu ordenador, tu Tablet o tu móvil. Una vez que llenas tu solicitud, en unos cuantos minutos pueden llegar a aprobarla y si aceptas las condiciones que te ofrecen, listo, en un santiamén tendrás ingresado tu préstamo en cuenta.

Hoy en día, es más fácil que nunca pedir un préstamo. El trámite es online desde el llenado de la solicitud hasta la recepción del préstamo, los requisitos son mínimos y por si fuera poco, no necesitas un aval cuando se trata de préstamos personales de baja cuantía.

    Share post:

    You might also like

    Alguien acaba de solicitar un préstamo de € 300