• December 1 , 2021
  • 4 min read

Préstamos personales sin cambiar de banco

Una vez que has tenido la oportunidad de conseguir un préstamo personal y lo has pagado en tiempo y forma, es muy seguro que el banco o empresa prestamista que te lo otorgó, te vuelva a ofrecer un nuevo préstamo, ya sea de mayor cuantía o a devolver en un plazo de tiempo más largo, o bien, a una mejor tasa. Gracias a tu buen comportamiento al devolver tu préstamo, cuentas ahora con un buen historial crediticio con quien te haya otorgado el préstamo.

También, puede ser que nunca se te haya ocurrido pedir un préstamo en el banco en donde tienes tu cuenta, quizás porque no te animabas al saber lo quisquilloso que son los bancos cuando se trata de otorgar préstamos, pero para préstamos personales de baja cuantía, podemos decir que eso ya casi quedó en el pasado. Ante la gran oferta de empresas que te ofrecen préstamos con muy pocos requisitos, los bancos han optado por hacer lo mismo. Han puesto a disposición de sus clientes portales online para solicitar préstamos personales de baja cuantía y como la oferta es para sus mismos clientes, los requisitos son mínimos.

Hay una gran variedad de oferta en préstamos online hoy en día, donde todos los prestamistas, llámense bancos o empresas de préstamos, cuentan con una plataforma online dándote la facilidad de poder pedir un préstamo personal desde donde sea, ya sea tu sillón favorito en la casa, o sobre la marcha, desde tu móvil, a la hora y día que a ti te plazca.

Para un préstamo personal, ¿quién es mejor? ¿Un banco o una empresa de préstamos?

Ante la ‘guerra’ de ofertas de préstamos personales entre bancos y empresas de préstamos. donde unos dan los mejores tazas, otros mejores plazos, otros montos máximos, o bien, menos requisitos, quien sale ganador eres tú, la persona que necesita pedir un préstamo.

Realmente, esta es una de las respuestas más difíciles de responder, ya que dependen de tu experiencia personal, sin embargo, tu métrica debe enfocarse a quién te ofrece la mejor TAE, que viene siendo la Tasa Anual Equivalente, que es la que te dice cuánto en realidad te está costando el préstamo. La TAE considera la tasa de interés nominal que te están aplicando en el préstamo, más comisiones, más cuotas. A menor TAE, más barato es tu préstamo.

Requisitos

Hoy en día los requisitos para obtener un préstamo personal son muy pocos. Por lo general, el banco o la empresa prestamista no te pedirá mayor información ya que eres ‘cliente’, simple y sencillamente harás clic en el enlace que te enviaron ofreciéndote un nuevo préstamo o iniciarás sesión en el sitio web del prestamista para acceder a tu cuenta y pedir el préstamo. Seguramente, en cuestión de minutos tendrás tu préstamo disponible en tu cuenta para que puedes disponer de él como lo hayas planeado.

¿Por qué pedir un préstamo?

¿Haz analizado si realmente tienes la necesidad de pedir un préstamo? Vaya, qué buena pregunta. Puede ser que haya ocasiones en que el agua te llega hasta el cuello de deudas y pedir un préstamo es quizá la única alternativa que tienes, pero una vez que pagues las deudas que hoy te agobian, te quedarás con la deuda del préstamo que pediste para pagar tus deudas. Esto es, alargarás la agonía de seguir endeudado, ya que intercambiarías una deuda por otra. Probablemente pedir un préstamo no debe ser tu solución. Mejor sería tratar de renegociar tus deudas, tratando en lo posible de reducir el monto adeudado o bien, obtener pagos más razonables aunque el plazo se alargue. Hoy en día hay varias empresas que te ayudan a renegociar tu deuda y hasta obtener un descuento en lo adeudado.

También, puede darse el caso en el que necesitas hacer reparaciones urgentes y no cuentas con el dinero pero sabes que en un plazo corto de tiempo, te recapitalizas, de modo que puedes afrontar los pagos del préstamo. En este caso, pedir un préstamo no es mala idea ya que tienes la certeza de que lo que pides puedes pagarlo.

Por otro lado, hay quienes piden un préstamo para irse de vacaciones o comprar algún capricho. Si tienes los medios para pagar el préstamo, ¿para que lo pides? Mejor sería ahorrar y al juntar el dinerito que te piensas gastar, te vas de vacaciones o te compras eso que tanto quieres. Sin embargo, eso depende de tu juicio, tu capacidad de ahorro y tu capacidad de pago.

En términos generales, únicamente debes pedir un préstamo cuando tienes problemas repentinos de liquidez y tienes la certeza al 100% de que vas a poder afrontar los pagos para devolverlo ya que en un futuro cercano sabes que recibirás dinero, como el pago de tu trabajo como autónomo, tu sueldo, una pensión, una beca o subvención, o bien, un aguinaldo. De esta forma, sales de tu apuro momentáneo de liquidez, generas un buen historial con tu banco o empresa prestamista, quienes gustosos te prestarán la próxima vez que necesites un préstamo ya que te calificarán como cliente pagador.

Sobre las letras chiquitas

Este es un asunto que no debes tomar a la ligera. Cada vez que tu pides un préstamo, ya sea a tu banco o empresa prestamista, estás firmando un contrato que seguramente no vas a leer y haces mal. Si bien, el banco o prestamista te están poniendo en bandeja de plata un préstamo, hay condiciones a las que ese préstamo está sujeto, y son esas condiciones las que debes leer SIEMPRE, sin importar que este sea un préstamo que te ofrecen una vez que pagaste el anterior, si es tu primer préstamo, si te lo ofrece tu propio banco o una empresa prestamista.

En el contrato, que también suele llamarse ‘términos y condiciones’, el prestamista establece cómo te está prestando ese dinerito. Qué tasa le aplica, lo que sucede si te atrasas, lo que sucede si quieres pagar por adelantado, en términos de cuotas y comisiones, las cuales suelen ser costosas. También, hay quienes te permiten renegociar tu deuda, claro tras aplicar una costosa comisión. Además, debes estar al tanto sobre qué sucede con los impagos, y no porque pienses en dejar de pagar, sino para saber en qué te estás metiendo.

Nunca debes aceptar o pedir un préstamo sin estar al tanto de las condiciones que rodean al préstamo, de esta manera te evitarás sorpresas desagradables.

Realmente el negocio de prestar dinero es un negocio, donde los que prestan dinero se benefician de los intereses, comisiones y cuotas relacionados con el préstamo, y quienes piden dinero, se benefician de recibir el dinero que están pidiendo rápidamente abonado en cuenta.

    Share post:

    You might also like

    Alguien acaba de solicitar un préstamo de € 300